¿Qué es un audifono?

Los audífonos son sistemas electrónicos compactos y de alta tecnología que amplifican los sonidos para que la persona que los utiliza pueda oír mejor. En el caso de pérdidas auditivas severas, los audífonos ayudan a oír sirenas, tráfico y otros sonidos del entorno con el fin de aumentar su seguridad.
Los audífonos son prótesis auditivas, están regulados por Sanidad y se adaptan en centros auditivos especializados. Hay que saber diferenciarlos de los “amplificadores”, cuyo aspecto externo es parecido pero no sirven para corregir la pérdida auditiva sino que pueden dañarle si se utilizan de forma regular.

¿Cómo funciona un audífono?

Los componentes principales de un audífono son: micrófono, amplificador, auricular y microchip.
• El micrófono: recibe el sonido y lo convierte en señal eléctrica.
• El amplificador: aumenta la potencia de la señal en cada frecuencia (de acuerdo a la pérdida auditiva del  paciente) y la envía al auricular.
• El auricular: convierte de nuevo la señal eléctrica a señal acústica y se transmite a sus oídos.
• El microchip: es programado por el audiólogo protésico según las necesidades de cada paciente.

Audífonos INTRA

Se colocan dentro del conducto auditivo. Hay varios tipos:

  – IIC, CIC, ITC y ITE.

Audífonos RETRO

Se colocan detrás de la oreja. Hay varios tipos:

  – BTE (Con varias potencias).

  – En Oído abierto (RITE, RIE, RIC y OPEN FIT).